La Abrazoterapia

Los abrazos, además de hacernos sentir bien, se emplean para aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad. Provocan alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en quien es tocado. A continuación conoce más de la abrazoterapia...

Artículos Proveído Por:

Se ha venido comentando últimamente los efectos que la abrazoterapia está originando en las personas, de ahí, que no nos sorprende como lo señala proyectopv.org/1-verdad, que en estos últimos tiempos se está difundiendo ampliamente la "abrazoterapia". Parece increíble todo lo que puede curar, compensar, mejorar y prevenir un simple y amoroso abrazo.

En algunas culturas está mal visto. No es muy cómodo para algunos demostrar sensibilidad. Pero está comprobado que el contacto físico, mucho más allá del contenido sexual, tiene poderes curativos y amplía nuestro bienestar emocional.

Cuando nos tocamos y nos abrazamos con espíritu solidario y alegre, llevamos vida a nuestros sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos.

También es una forma de expresar lo que sentimos más allá de las palabras. Es el idioma universal de los abrazos. No solo debemos utilizar el lenguaje también debemos utilizar la sabiduría intuitiva, sin palabras y escuchar con el corazón. Así percibiremos el significado más profundo del misterio al que llamamos amor.

Los abrazos Acrecienta la voluntad de vivir a los enfermos. Es de todos bien sabido que cuatro abrazos al día son necesarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas.

Redplanetaria.org.ar, nos agrega, que el fundamento científico del alto poder terapéutico del abrazo, queda marcadamente de manifiesto en el gesto de la madre cuando toma a su hijo y, al igual que en el alumbramiento o cuando le amamanta, su cerebro se encuentra segregando la maravillosa hormona de la oxitocina, conocida por ser la hormona del "apego". Gracias a ella, el bebe se siente unido a su madre y resguardado de todo peligro.

Pero todavía hay más, en el acto del abrazo no solamente actúa la oxitocina, sino que también, el abrazo activa en el cerebro la liberación de serotonina y dopamina, por lo que resulta fácilmente entendible la razón por la que experimentamos una maravillosa sensación de bienestar, sedación, armonía y plenitud en el momento del abrazo.

¡Recuperemos el poder terapéutico del abrazo!

Sin embargo y a pesar de estas maravillosas razones fisiológicas, cuando hablo de Abrazoterapia, anhelo humildemente ir aún más allá.

Lo hago pensando en los abrazos como herramientas fundamentales del lenguaje no verbal.

Este maravilloso lenguaje que no conoce de idiomas, que comunica desde la diversidad y sin distinciones, con una alta eficacia las emociones que experimenta nuestro cuerpo y, que nuestros sentimientos quieren transmitir.

"Un abrazo expresa más que 1.000 palabras"

Probada está la utilidad de los abrazos en todas aquellas situaciones en que sobran las palabras o no logramos encontrar las adecuadas.

Los abrazos que desconocen los límites del tiempo y el espacio. No tienen plazo de caducidad, pues basta con cerrar los ojos y mirar en el cajón de los recuerdos, para evocar "aquel" maravilloso momento, y así poder revivir plenamente la sensación del abrazo auténtico.

Con abrazos se tejen abrigos para el alma

¿Abrazo auténtico? ¿O mejor debería llamarlo simplemente abrazo, a secas?

Los abrazos son abrazos y los otros son pseudos abrazos, abrazos impostores que pretenden confundirnos invistiéndose de tales y no quedan más que en el frío y descarnado remedo del acto de estirar y ceñir con los brazos.

Esos no merecen ser llamados abrazos.

Esos no han nacido del corazón y, por lo tanto no están transmitiendo su mensaje.

Resulta altamente interesante, la paradojal situación de que para abrazar, no hacen falta brazos; es posible abrazar con la palabra, con la mirada, con un perfume, una melodía y es posible también abrazar/se a las esquivas olas del mar, a la caricia del viento, la tibieza del sol, la dureza de la piedra o a la sabia del árbol...

Toda la naturaleza se encuentra ávida de ser abrazada y dispuesta permanentemente a prodigarse a nosotros en un abrazo integrador en sintonía con el Universo.

Es por ello que me refiero al abrazo de forma literal, pero también y fundamentalmente de manera metafórica.
El abrazo más que una aptitud es una actitud, una posición frente a la vida.

Podría decirse que estamos refiriéndonos a una forma de ver, a una filosofía de vida.

Es el preguntarnos: de qué forma me estoy relacionando conmigo misma y por lo tanto, de qué forma estoy relacionándome con el mundo.

Cuál es mi percepción de la vida...

Porque implica también la responsabilidad de asumirnos como co-creadores de nuestra realidad. En todo momento.

Ante esta realidad se hace la pregunta de ¿Qué manera puede ayudarnos la abrazoterapia?

Al respecto red planetaria, publicado en buscadores de la luz señala:

• Nos rescatan de la soledad y el aislamiento. No estamos solos, no somos el centro del Universo. Somos el Universo.
• Guían el auto conocimiento potenciando la autoestima.
• Facilitan los desbloqueos físicos y emocionales.
• Nos permiten vivenciar la integración de cuerpo, mente y emociones.
• Nos ejercitan en la empatía.
• Nos sitúan plenamente en el Aquí y el Ahora.
• Favorecen la comunicación afectiva con nosotros y con el otro.
• Estimulan la gratitud.
• Despiertan la creatividad.
• Impulsan a una actitud pro-activa en la vida.
• Conectan con la intuición.
• Favorecen el entrenamiento de respuestas asertivas.
• Devuelven la ilusión, la alegría y el buen humor, puesto que la risa es su fiel compañera.
• Le brinda reconocimiento y protección a nuestro "niño interior".
• Potencia la resiliencia.

¿Qué nos brinda un abrazo?

SEGURIDAD: No importa cuál sea nuestra edad ni nuestra posición en la vida, todos necesitamos sentirnos seguros. Si no lo conseguimos actuamos de forma ineficiente y nuestras relaciones interpersonales declinan.

PROTECCIÓN: El sentirnos protegidos es importante para todos, pero lo es más para los niños y los ancianos quienes dependen del amor de quienes los rodean.

CONFIANZA: La obtendremos de la sensación de seguridad y protección que recibimos. La confianza nos puede hacer avanzar cuando el miedo se impone a nuestro deseo de participar con entusiasmo en algún desafío de la vida.

FORTALEZA: Quizá pensamos que la fortaleza es una energía desarrollada gracias a la decisión de un individuo pero siempre podemos transmitir nuestra fuerza interior convirtiéndola en un don para el prójimo para confirmar y aumentar la energía ajena. Cuando transferimos nuestra energía con un abrazo, aumentan nuestras propias fuerzas.
SANACIÓN: Nuestra fortaleza se convierte en poderosa energía curativa cuando la transmitimos por medio del abrazo. El contacto físico y el abrazo imparten una energía vital capaz de sanar o aliviar dolencias menores.

AUTOVALORACIÓN: El reconocimiento de que valemos es la base de toda satisfacción y todo éxito en nuestra vida. Mediante el abrazo podemos transmitir el mensaje de reconocimiento al valor y excelencia de cada individuo.

No olvide, somos energía, en cada abrazo se conjugan las energías que cada quien tiene y dependiendo la forma que damos el abrazo la energía genera resultados.

p>

Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com

Artículos Similares
- Caminar Beneficia a la Salud
La caminata es uno de los mejores ejercicios para bajar de peso y mantener bien el ritmo cardiaco. Es por eso que decidimos hablarles de los beneficios que este ejercicio le brinda a la salud de las personas...
- Nutrición para el Cerebro
- Pierda Peso con la Pimienta Roja
- Acné
- Complicaciones Crónicas de la Diabetes Tipo 1
- Remedios Naturales para la Fertilidad Masculina
- Cremas y Tratamientos para las Estrías
- Aplicaciones del Aceite Esencial Árbol de Té
- Apnea del Sueño en los Niños
- 4 Pasos para Ganar Musculatura y Definirse